Para tomar una fotografía se debe usar la mente, el ojo y el corazón

  • Antes de la revolución digital los fotógrafos se preocupaban en mayor medida por la composición, los colores y el contraste. Es esencial tomar conciencia de este oficio.   
Foto: Ilustrativa.

La conciencia fotográfica consiste en identificar las habilidades aprendidas, conocer el entorno en el cual se tomará la imagen y el equipo con que se cuenta, afirmó el fotógrafo Héctor Ulloa, en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Al dictar la conferencia “Importancia de la conciencia visual tanto en la producción como en la postproducción fotográfica”, a través de las redes sociales del Museo Universitario “Leopoldo Flores”, expresó que esta conciencia es fundamental, ya que en la actualidad “es tan fácil hacer fotos que poca gente se preocupa por las imágenes que captura”.  

Antes de la revolución digital, dijo, los fotógrafos se preocupaban en mayor medida por la composición, los colores y el contraste. Es esencial, abundó, tomar conciencia de este oficio.   

El especialista expresó que los fotógrafos deben tener la capacidad de identificar las habilidades y capacidades que no tienen o en las que pueden mejorar; asimismo, conocer de qué manera se aplica lo aprendido. 

También, mencionó que los que se dedican a esta actividad deben tener conciencia de su entorno, la luz, el color y los objetos. Resulta imprescindible identificar cómo es el lugar en el que se van a tomar las fotos, la luz que tiene, así como estar al tanto del clima y de los obstáculos, estorbos o disturbios que hay en ese espacio. 

Manifestó que la conciencia fotográfica también abarca el conocimiento del equipo con el que se cuenta, la cámara, los lentes y accesorios, así como saber sus alcances y limitaciones. Recomendó tener destreza de todas sus funciones y mantener limpio el equipo.  

“Se debe razonar la fotografía. El ojo debe ver la composición que la vida ofrece. La capacidad visual es la que indica en qué momento se debe hacer clic. Para tomar una fotografía se debe usar la mente, el ojo y el corazón”, concluyó Héctor Ulloa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *